Proyectos Comerciales: decoración y diseño

  1. Ad

Decoración y Diseño de Interiores de proyectos comerciales

Como sabrás, un establecimiento comercial es un espacio físico en el que se ofrecen todo tipo de bienes económicos -servicios y mercancías-. En un establecimiento comercial podría ser vendido un apartamento modelo, una prenda, un alimento, tecnología, etc; sin embargo, allí también puede ser vendido, puntualmente, un servicio como por ejemplo el de viajar con comodidad (aeropuertos) o el de descansar confortablemente (hoteles). 

Bien sea que tengas un restaurante, una tienda, un hotel, un salón de eventos, un centro de exhibiciones, un museo, un concesionario, un bar o una discoteca; está claro que, al tratarse de un espacio libre al público, deberá estar diseñado en función a agradar a quienes lo visiten para así -perdonarán la crudeza- ¡vender más! En homify te damos las claves para lograr con tu cometido.

¿Existen normas a la hora de diseñar un local comercial? 

¡Claro! Y es que, si lo piensas, un local comercial no es otra cosa distinta a un punto de venta. Es por esto que, detrás de su diseño debe existir toda una lógica generada en función de agradar, atraer y vender. La idea es entonces la de que el establecimiento sea estéticamente atrayente y comercialmente funcional y efectivo. He aquí algunas de estas normas catalogadas dentro de lo que se conoce como el Store Design:

1. El espacio debe contar una historia Al existir una narrativa visual el consumidor se verá animado a recorrer toda la tienda y no solo parte de ella. En otras palabras: debe haber un hilo conductor estético y visual.

2. Los elementos comerciales no pueden ser obstaculizados ¿De qué te sirve tener una prenda divina en una tienda si está siendo obstruida, visualmente, por una columna?

3. El cliente es lo primero Para que esto sea así, deberás entender muy bien el perfil de tus consumidores y de tu target. Si tu establecimiento vende productos de fitness entonces deberás estudiar qué tipo de colores, tipografías y diseños atraen puntualmente a ese nicho de personas.

4. El establecimiento no debe ser un laberinto ¡La idea no es que tus usuarios se pierdan! Si bien deberás tener personas encargadas de la atención al cliente, este debe ser capaz de moverse por tu establecimiento con tranquilidad y claridad.

5. La iluminación es decisiva Elige una luz que permita ver con claridad el material, color o las características del producto comercial a vender. Fíjate en si existen sombras obstruyendo una visualización estética y agradable. ¿La decoración de mi establecimiento comercial puede afectar mi marca? He aquí unas cuantas normas más del Store Design que podrán responder, perfectamente, tu pregunta:

1. Deberás crear un concepto sólido Para que una marca surja y, verdaderamente, obtenga recordación sonora pero también visual, resulta vital el crear un concepto sólido y -de preferencia- diferente. Elige un color que identifique a tu marca; no importa si es el morado, el gris o el azul (elección que además dependerá del producto que estés vendiendo), pero elige un color que cree recordación.

2. Comprende la psicología de los colores 

-Blanco: ideal para hospitales por relacionarse con la higiene y la limpieza.

-Amarillo: perfecto para promocionar productos para niños por asociarse con una atmósfera alegre y relajada. 

-Verde: el color para encantar a los amantes de la naturaleza, del ejercicio y de una alimentación saludable. 

-Naranja: el color que le pega a los adolescentes. 

-Rojo: para mercancías de deportes extremos y cadenas de comida rápida. 

Recuerda que tus colores pueden invitar a los usuarios a irse rápido -para un flujo más masivo- o a quedarse- para un flujo más exclusivo-.