Espacios comerciales: Diseños y decoración

Los espacios comerciales son lugares ideales para disfrutar de un día de compras, gracias a su amplitud y a la diversidad de tiendas que poseen. Generalmente, las personas acuden a los espacios comerciales con la finalidad de encontrar todos los productos o servicios que necesitan, en un solo lugar.

Los espacios comerciales no solo deben cumplir el rol de ser un centro de ventas sino que, adicionalmente, deben definirse como un lugar agradable, donde la gente, además de comprar productos o servicios determinados, pueda obtener una experiencia agradable.

 ¿Cuáles son las principales características con las que cuentan los espacios comerciales? 

-Es un espacio donde se presentan productos y servicios, con una oferta muy atractiva y variada. 

-Se puede encontrar una oferta de productos y servicios complementarios y sustitutos; gracias a la gran cantidad de tiendas. 

-Los clientes perciben a la zona, como el lugar ideal para realizar sus compras, puesto que el hecho de ser un espacio comercial, le da el beneficio de tener una “carta de presentación” propia. 

-Al ser un espacio comercial, se debe ubicar en un lugar accesible y, por supuesto, ser un lugar muy confortable.

¿Qué aspectos deben considerarse en el diseño de un espacio comercial?

Para lograr el mejor diseño para un espacio comercial, no se debe tomar en cuenta, únicamente a los vendedores y a los productos ofrecidos, sino también, a los clientes y a sus necesidades específicas. Si un espacio comercial aspira a tener éxito, debe cuidar mucho su diseño interior, con la finalidad de tener ambientes, en los que los clientes tengan mejores experiencias a la hora de comprar.

Existen muchos aspectos que giran en torno al diseño de un espacio comercial, pero son 3 elementos, los más importantes.

El primer elemento es el concepto. La primera impresión es la que queda grabada para siempre. Los productos o servicios que ofrece un espacio comercial, deben ser agradables a la vista, en primera instancia. Por otro lado, el diseño primario debe estar vinculado de manera directa y completa, con el tipo de productos o servicios que ofrece dicho espacio comercial. Seguidamente, lo que se debe hacer es, escoger los colores de los que irán pintadas, las paredes, los techos y demás elementos que intervienen directamente en la actividad. Es necesario recordar que, los productos que se ofrecen, deben mantener un alto grado de relación, con la atmósfera creada en el lugar; si esto no es tomado en cuenta, toda la inversión habrá sido inútil.

El segundo elemento es la comodidad. Según, Gastón Acurio, chef peruano auto-encargado de la difusión de la comida peruana en el mundo, hoy en día las personas no compran solo productos o servicios, sino también, experiencias. En un proceso de compra, intervienen absolutamente todos los sentidos. Está demostrado que las estrategias de venta de muchos espacios comerciales, “atacan” a todos los sentidos. Por ejemplo, la música, los aromas, los sabores, el poder sentir las cosas a través del tacto directo; todos estos aspectos son fundamentales para estimular la compra de un producto específico.

El tercer elemento es la funcionalidad. El mobiliario y los espacios, deben estar distribuidos de manera coherente, tomando en cuenta, tanto la cantidad de gente que ocupará los espacios, como el tiempo que permanecerán en ellos. En cuanto a la elección de materiales para los muebles y la decoración de la zona, se debe tener en cuenta, el segmento de mercado al que se dirige el espacio comercial, puesto que no es lo mismo, adornarlo para un segmento juvenil que parara uno adulto.