Hospitales: Diseños y decoración

  1. Ad

El boom de los hospitales

La palabra “hospital”, enseñan los lingüistas, tiene su origen en el latín tardío “hospitale”, que significa “casa de huéspedes o posada”. Las tendencias actuales en arquitectura, diseño y decoración buscan darle sentido a ese concepto etimológico: a lo largo y ancho del planeta se están construyendo centros de salud que desafían el criterio generalizado de que estos son lugares de dolor,  sufrimiento e infelicidad. El nuevo paradigma es que cuidar, tratar y  curar a los seres humanos se puede y debe hacer en sitios amables, cálidos, funcionales y respetuosos del medio ambiente.

Las estructuras de hormigón y acero, hechas para durar décadas con el propósito de masificar los servicios de  la salud, en países con cada vez mayores demandas de atención pública,  están quedando atrás. La batuta en este terreno la lleva el sector privado.

Cada vez crece la construcción de los llamados hospitales “top”, destinados a una atención médica de alto nivel. Es el caso de Colombia,  donde la expedición de licencias para la construcción de hospitales en 2015 fue de 567.074 metros cuadrados, contra 426.587 de 2014, un aumento de 32,9%.

El diseño ayuda a sanar

El propósito de todo centro médico, clínica u hospital, es la salud de las personas. Ello exige crear condiciones de atención médica de alta calidad, garantizado por un ambiente aséptico, enfermeras eficientes, control de infecciones, reducción de accidentes y errores en prescripciones y suministro de medicamentos, así como comodidad de acceso a familiares.

Lograr las atmósferas adecuadas para la curación de los pacientes forma parte de la esencia del diseño moderno de los hospitales. Los estudios muestran que las personas se recuperan más rápido en ambientes agradables. Por eso la tendencia apunta a la construcción de hospitales que celebren la vida, con amplios ventanales, que le permitan al paciente el deleite visual, y con pisos alfombrados y paredes aislantes que neutralicen los ruidos estresantes.

Otras de las innovaciones recientes es el uso del cobre, metal que mata mejor las bacterias que el acero inoxidable y que se aplica en cubiertas, barandales, pomos de puertas y griferías.

Atención especial reciben los ductos de los sistemas de aire acondicionado, considerados canales riesgosos para el esparcimiento de agentes patógenos. En ese caso los ingenieros recurren a un alto nivel de filtros, al tiempo que trabajan en estudios de simulación térmica, para optimizar la calidad del oxígeno circulante en los ductos.

El propósito terapéutico de la construcción de hospitales incluye el uso adecuado de los colores, la luz y la climatización. Cada uno de esos aspectos debe contar con estudios sobre cómo responde la psicología de un paciente a determinados estímulos externos. Los mayores avances en esta materia son las áreas de pediatría y oncología. En el primer caso los diseñadores han experimentado satisfactoriamente con ambientes coloreados y decoraciones ingeniosas que impactan positivamente en los niños hospitalizados. En el segundo, relacionado con pacientes con cáncer, se están creando espacios cuyo mensaje de esperanza y amor deriva en una estadía más positiva para quienes reciben tratamiento.

El hospital verde y sostenible

En términos objetivos los hospitales son infraestructuras con alto impacto ambiental. No solo consumen el doble de energía que un edificio común de oficinas  (operan  las 24 horas del día, los 365 días del año), sino que la incineración de sus desechos arroja dioxinas a la atmósfera.

Por esos y otros motivos el “hospital verde” es ahora parte de los estudios de diseño. Las principales metas son reducir la huella de carbono, el consumo energético y de recursos no renovables. Los proyectos de construcción se orientan  entonces a: emplazamiento sostenible; protección y eficiencia en el uso del agua; eficiencia energética y de energía renovable; conservación de los recursos naturales y calidad ambiental interior.