Hoteles: Diseños y decoración

Hoteles para la generación del siglo XXI

La industria hotelera no ha dejado de crecer en los últimos años en el mundo. Ese incremento tiene su origen en el auge del turismo y de los viajes, estimulados a su vez por fenómenos globales como el aumento de los ingresos de las familias de clase media, el envejecimiento de la población —que tiende a viajar más— y una mayor conectividad entre destinos.

Transcurridos más de tres lustros del siglo XXI, las transformaciones sociales, culturales y económicas han revolucionado un negocio que surgió de ofrecer a individuos errantes hospedaje temporal en habitaciones que constaban de una cama, un armario, una mesa pequeña con silla al lado y un lavamanos.

Hoy los hoteles son exhibiciones de progreso y sofisticación. Tienden a ser producciones temáticas en las que se involucran ingenieros, arquitectos, diseñadores e interioristas, entre otros profesionales. Actualmente la idea, más que dar alojamiento, es generar experiencias estéticas, al tiempo que utilitarias y funcionales a una nueva generación de huéspedes.

Marca y comodidad

Vista la potencialidad de la industria hotelera y su proyección en el futuro inmediato, las compañías especializadas en diseño de estos espacios requieren del conocimiento profundo de la marca, la ubicación y las expectativas de quien planea una estadía fuera de su casa por negocios o vacaciones.

Un hotel diseñado efectivamente ofrece el confort de una iluminación adecuada, clima agradable, sensaciones visuales gratas, calidad arquitectónica y decorativa, efectos que deben acompañar a una estructura interna con espacios comerciales, culinarios, de esparcimiento y salud. Todo esto es el resultado de un trabajo de equipo, que en conjunto desarrolla imagen e identificación de la marca.

Sin embargo, debe concientizarse que cada hotel es un caso, más allá de que esté emplazado en un  centro urbano, en una zona histórica o en un paraje oceánico o montañoso. Cada uno tiene connotaciones que deben aprovecharse para involucrar al cliente y su aspiración de bienestar. Un hotel exitoso es aquel que imprime en la memoria del cliente una experiencia sublime. 

Sostenibilidad y tecnología

Ya sea para construir o remodelar, antes de abrir las puertas de un hotel deben considerarse varias actividades previas al proyecto, ello determinará su éxito y mantenimiento en el tiempo. Diseño de servicios, gestión de equilibrio energético y del ciclo de vida de materiales y recursos, planificación del desarrollo progresivo, flexibilidad y adaptación en el tiempo, así como integración con las nuevas tecnologías y plataformas de la información son esenciales para alcanzar esos objetivos. 

La industria hotelera se está abriendo a nuevos actores, a clientes, creativos y juveniles, atraídos y beneficiados por la competencia de precios, pero también por la libertad para consumir y elegir. De allí que no pueden descuidarse las tecnologías que, en el mediano plazo, tendrán todos los alojamientos: entrada a las habitaciones sin llaves ni tarjetas (aplicación de los móviles), televisión en el espejo, teléfonos especiales para comunicarse con la recepción, termostatos e iluminación inteligentes, sensores de luz, conexión de dispositivos móviles al televisor de la habitación, estaciones de MP3 en relojes, Internet de alta velocidad y los robots.