Cocinas integrales: Ideas, diseños y decoración

  1. Ad
  2. Ad
  3. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  4. Ad
  5. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad
  9. Ad
  10. Ad
  11. Ad

1. ¿Qué son las cocinas integrales y cómo instalarlas?

Consisten generalmente en gabinetes, encimera y otros accesorios, todos integrados, lo que provee almacenamiento extra y mesones de trabajo en la cocina sin la necesidad de instalar nada adicional contra la pared, pues todo está incluido en el ensamble. Éstas están indicadas particularmente en casas pequeñas con espacio limitado, ya que maximizan la funcionalidad al momento de preparar y guardar complementos. Un consejo muy útil es combinar el área de la cocina con el comedor, ya que la integración de espacios puede ser tu mejor aliada a la hora de ambientar y sacar mayor provecho a tu diseño.  

Instalación: 

Para la instalación, contrario a lo que puedas pensar, contratar a un profesional calificado para el trabajo puede ahorrarte mucho esfuerzo, tiempo y dinero en arreglos por partes incompletas. Asegurate de tener los armarios de cocina adecuados respecto al tamaño del área, estilo que deseas aplicar y estructura de base de la cocina; en Colombia un conjunto de gabinetes con 3 compartimientos (dependiendo del material y dimensiones) oscila entre los 200.000 y 400.000 pesos, dependiendo de lo que se desee invertir. Cuando ya tengas todos los materiales listos, se puede empezar el proceso de ensamble. Generalmente el primer paso es colgar los gabinetes de la pared que ameritan mayor estabilidad y determinan el espacio restante. Luego, siguen los gabinetes de base y superiores, y la encimera como toque final para la superficie de trabajo. Los toques finales marcan toda la diferencia, así que los estantes, cajones con tamaño   suficiente para guardar cada implemento y la iluminación precisa son los que armarán un conjunto verdaderamente especial.     

2. Ventajas y desventajas de una cocina integral 

Ventajas 

- La cocina integral incluye todo lo que posiblemente se podría necesitar en un mismo espacio, ideal para un área moderna y completa, y para dimensiones que quizás no alcanzarían para elementos independientes. Además, la instalación es relativamente sencilla, vienen prefabricadas para adaptar y son modificables en el futuro.

- Visualmente, son muy estéticas por sus aplicaciones integradas y complementos equilibrados. Si deseas un efecto tradicional, siempre puedes agregar una estufa a gas u horno eléctrico que llevarte si deseas mudarte, y no se perderá la esencia general. 

- Son increíblemente versátiles para adecuarlas a cualquier diseño o estilo: rústico, contemporáneo, bohemio o ecléctico; además de estar prácticamente incluidas como parte de la habitación en cualquier color o tamaño que se ajuste a tus deseos. 

- Implementos como lavavajillas eléctricos, cafeteras de pared y trituradoras son más fáciles de adaptar a cocinas empotradas, pues se disimulan muy bien en la habitación y sus gabinetes se ven fabulosos como artículos decorativos adicionales.   

Desventajas 

- Las reparaciones posteriores a la instalación pueden resultar más complicadas sin ayuda profesional que en cocinas tradicionales, así mismo trabajar en ellas si no se conoce bien su diseño; además de que los costos son indudablemente más altos que si se compra e instala todo por separado o en materiales económicos.

- Dado que está totalmente empotrada a la estructura, es más difícil planear una remodelación compleja, larga o costosa para la que tengas que invertir lo mismo que en la instalación inicial. 

- Además, tratando de hacer más modificaciones en el futuro, es más probable que se vean impactados o deteriorados los gabinetes por estar ya fijos en la base de la construcción.      

3. Materiales y precios de las cocinas integradas

- Melamina es un compuesto orgánico muy utilizado para las superficies, y por tablero de entre 30 y 120 cms de diámetro podría costar entre 10.000 y 30.000 pesos. 

- Madera sencilla en paneles grandes, casi para cubrir toda una cocina pequeña y cada implemento, podría costar entre 150.000 y 400.000 pesos. 

- Encimeras de mármol, que para los topes puede costar entre 400.000 y 600.000 pesos. 

- Protector contra salpicaduras blanco. 

- Madera natural y sin tratar, que por tablero puede tener un costo entre 50.000 y 90.000 pesos. 

- Granito para los mesones, con costos entre 300.000 y 600.000 pesos (dependiendo del tamaño del panel). 

- Otros complementos como griferías, puertas y agarraderas, en materiales diferentes dependiendo de la estructura de base.   

4. Asientos de cocina integrados 

Una ventaja de las cocinas integrales es que se le pueden agregar asientos, y de esta manera obtener un comedor integrado a la cocina. La comida va directamente de la preparación a la mesa, así la familia puede no solo acompañar en el momento de cocinar, sino también ingerir los alimentos de primera mano mientras aún están calientes. Una mesa plegable o deslizable conectada al mesón de la cocina puede ser una solución disimulada para donde ubicar tu comedor; además, bien sea integrada o independiente siempre puedes usar diseños y colores variados para dar contrastes creativos e interesantes al ambiente, aprovechando por partida doble la unión de los espacios. La mesa de comedor puede no sólo ser ese lugar especial donde se dan las reuniones y comidas familiares, sino también un fabuloso separador de ambientes; si entre sillas tipo banco y la mesa se dibuja una forma de “T” puede prestar un límite visual muy estético a ambas zonas. La ventana puede ser un complemento importante para el nuevo comedor, tomando en cuenta la conveniencia de su ubicación respecto a la mesa integrada. El estilo puede verse reflejado en bancos o sillas altas de ventana, que también puede ser una maravillosa locación para que tus invitados se relajen y te acompañen al momento de cocinar al tiempo que tienen acceso a la vista del exterior. La isla central puede ser una parte no fija a la pared y sin embargo, estar integrada con el resto de la cocina integral. Todo depende de la coherencia que se decida hacer entre ésta, sus asientos y el diseño del resto de los gabinetes y elementos.   

5. Electrodomésticos en gabinetes empotrados 

En ocasiones, los aparatos electrodomésticos pueden representar todo un reto en cocinas integrales por sus dimensiones diferentes y la necesidad de ser específico respecto a su distribución; por esto, si los gabinetes a los que sean adaptados no cuentan con el diseño justo, el diseño puede modificarse por completo. La nevera suele quedar expuesta e independiente de los gabinetes, por lo que su tamaño, material y color pueden generar grandes cambios en la habitación entera. Los aparatos de tamaño reducido como cafeteras, licuadoras, trituradoras o tostador no lucen muy bien como adiciones decorativas, por lo que deberían quedar ocultos para que el diseño sea verdaderamente estético; además de que mientras más impecable y organizada luzca la cocina con puertas adecuadas para cada gabinete y cajón, más sobrio y elegante será el resultado total.   Para un trabajo especializado en cocinas integrales, contactar a los diseñadores de cocinas.