Conjunto residencial: Ideas, diseños y decoración

  1. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  2. ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
    ¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
  3. Ad
  4. Ad
  5. Ad
  6. Ad
  7. Ad
  8. Ad
  9. Ad

Son una agrupación de casas o edificios pequeños ubicados conjuntamente, ya sea en una calle, en una cuadra o una manzana cerrada y destinada solo para esas viviendas juntas. Este tipo de edificación tiende a tener el mismo estilo y acabado, con sutiles variaciones, y son manejadas por una sola administración.

La distribución de estas es de media densidad; es decir, un grupo pequeño, pero suficiente para albergar de 50 a 400 personas. En Colombia las llamamos casas adosadas y son muy populares en el mercado.

Un poco de historia

Esta agrupación de viviendas es originada en Europa en el siglo XVI, donde una línea de casas idénticas comparte las misma pared a lado y lado. En algunos lugares en el mundo son conocidas como casas lineales o conectadas.

Este tipo de edificación es más abundante en Latinoamérica y en Europa, pero una extendible ejemplificación puede ser encontrada también en Norteamérica y Australia. La creación más antigua data de 1605-1612 en París.

Esta edificación fue siempre asociada con la clase trabajadora, pero con el tiempo y los cambios sociales en relación al territorio, se comenzó a dar la gentrificación. Dicha palabra viene de la alta burguesía y significa el proceso de transformación de un área urbana deteriorada que ha sido reconstruida y por ende provocado un aumento de los costos de arriendo. Esto llevó a que los residentes tradicionales abandonaran las edificaciones y otros con más plata los arrendaran.

¿Y cómo es en Colombia?

Este proceso es bastante frecuente en los países capitalistas o ciudades con mucho turismo. Por ejemplo, se da mucho en Santa Marta y Cartagena, donde cada vez es más difícil vivir, ya que el negocio de arrendarse se ha vuelto bastante caro y destinado a ser viviendas temporales, es decir, destinado para turistas.

Esto no solo provoca cambios físicos, sino también cambios en las características de la población, porque produce un desplazamiento de una clase social por otra: una con un estrato superior.

De Cartagena se dice que los barrios de lujo son un pequeño Miami, pues Bocagrande, Castillo Grande y El Laguito se llenan cada vez más de edificios con costos sumamente caros. En Medellín y Bogotá, en las faldas de las montañas que rodean la ciudad por ejemplo, están cada vez más llenas de edificios lujosos, difíciles de pagar para la clase trabajadora. En el centro de la capital, algunos edificios viejos son extremadamente caros y son solo arrendados por meses para los estudiantes universitarios.

En Colombia los conjuntos no son como en otras partes del mundo, como por ejemplo en Norteamérica, que son más casas de dos y hasta tres pisos de la época Victoriana, o en Europa edificios pequeños de hace más de 100 años. En Colombia son más que todo un grupo de edificios y en las zonas aledañas son un grupo casas nuevas, catalogadas como casas campestres.

La ley vigente sobre este tema es la ley de propiedad horizontal. Otro término muy importante que le damos a estas edificaciones son el de casas adosadas. Mucha gente prefiere buscar estas en el mercado, ya que proporcionan el mismo beneficio de tener casa propia a menor costo. Este diseño arquitectónico es típico de los conjuntos.

Ventajas de vivir en un conjunto residencial

Es mucho más seguro vivir en este tipo de hogares, ya que es un conjunto cerrado, privado y construye un espíritu de comunidad. Es lo más común y fácil de conseguir en Colombia, así que opciones de estilos y precios siempre hay disponibles.

Si hay problemas, todo se puede delegar a la administración, que es la oficina que se encarga de todo: los mantenimientos, los servicios, los problemas y la seguridad. Si hay pestes, si el parque privado se dañó, si se necesita ampliar los parqueaderos o la zona comunal y mejorar el sistema de vigilancia, ellos se encargan. También hay asociaciones de vecinos, así que el residente no tiene que cargar con tanto estrés solo, siempre va a tener ayuda y contactos.

Desventajas

Pueden costar un poco más que un apartamento en edificio, ya que hay pagos adicionales como las zonas sociales.

Hay demasiados, están al por mayor. La propiedad horizontal en Bogotá, por ejemplo, cuenta con más de 1.530.000 predios urbanos.

Gran proceso de densificación. Se estima que la cantidad de ciudadanos en este tipo de vivienda es cerca de 4,3 millones, representando así el 55% de la población ciudadana.

Costos 

Hay muchos tipos de construcciones, con gran diversidad de acabados. Algunos tienen uno o todos de los siguientes: salón comunal, piscina y jardín. Cuando se encuentran con este tipo de áreas sociales compartidas, se paga un poco extra en la administración. Pero encima de esto hay un costo obligatorio que es el de un celador y un sistema de seguridad privado.

Con tanta inseguridad que se presenta en Colombia, todos estos elementos y pagos son totalmente necesarios, por eso en su mayoría los conjuntos son cerrados. Los puede haber en la ciudad, pero en barrios muy en el Norte como Cedritos o en el Sur como Fontibón. En las afueras de la ciudad este tipo de sistema funciona mucho con las nuevas adaptaciones de casas lujosas y campestres. Los costos pueden irse de $77.000.000 hasta $819.26.000.