exterior 2: Casas de estilo  por PLANTA BAJA ESTUDIO DE ARQUITECTURA

Cómo construir una casa con diseño funcional

Mariana Belisario Blaksley Mariana Belisario Blaksley

Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro
Loading admin actions …

La funcionalidad es uno de los principios básicos que los arquitectos persiguen mientras están diseñando sus edificios. El diseño funcional, basado en el movimiento de principios del siglo XX llamado Funcionalismo, sobreentiende que la estética surge de la orientación del diseño hacia la funcionalidad.

Cada edificación tiene un fin o función y cada espacio dentro de ellos también. Esta certeza llevo a los arquitectos en los albores del siglo XX a seguir con entusiasmo una frase del arquitecto de la Escuela de Chicago, Louis Sullivan, cuyo lema era la forma sigue a la función. Sullivan a pesar de lo que predicaba, era muy afecto a los adornos, lo cual resultaba bastante irónico, dado que contradecía uno de los mandatos básicos del funcionalismo, que desprecia el ornato superfluo. Se consideran también funcionalistas a los arquitectos modernos Le Corbusier y Mies van der Rohe, ya que sus creaciones se acercaban a la forma desde un punto de vista mucho más funcional que las de sus antecesores. 

El funcionalismo no siempre se manifestó de la mejor manera, llegando a convertirse en un movimiento casi espartano en los años 30s, con edificios demasiado simples, sin la menos consideración estética. En los 70s con el posmodernismo llegó un cierto desprecio a la premisa máxima del movimiento, que basaba su existencia en la funcionalidad y de esta manera, los arquitectos posmodernistas dejaron de subordinar la forma a la función, en una postura más artística de lo que el modernismo había concebido mientras reinó como el movimiendo líder del siglo pasado.

El legado del funcionalismo, sin embargo, perdura. La mayoría de los arquitectos reconoce que en la funcionalidad está uno de los factores que motivan sus diseños y que a pesar de ser capaces de separar la forma de la función, no por ello esta última deja de tener una importancia vital. Como veremos a continuación, es posible aplicar todos los principios del funcionalismo en una casa y que su diseño proponga una estética irreprochable que se adapte a la funcionalidad y a los materiales, con poca o ninguna necesidad de adorno adicional. Acompáñennos y se los probaremos. 

¿Qué es el funcionalismo?

Los antecedentes del funcionalismo se remontan a la famosa Tríada del clasicismo que el arquitecto romano Vitruvio predicaba: utilidad (utilitas), belleza (venustas) y solidez (firmitas). 

El funcionalismo es un movimiento que se inició en los primeros años del siglo XX y que se caracterizó por la subordinación de la forma a la función. Uno de sus lemas, la forma sigue siempre a la función, caracterizó al funcionalismo durante sus etapas tempranas. Primo del racionalismo arquitectónico, el funcionalismo establecía que si se diseña en aras de la funcionalidad, la belleza de las formas surgirá naturalmente. El arquitecto suizo Le Corbusier, dejó algunas premisas que definirían al funcionalismo, distinguiéndolo de otros movimientos de la corriente moderna. 

¿Cómo aplicar el diseño funcional en casa?

Para aplicar el diseño funcional en casa, debemos conocer esas premisas que los arquitectos de esa corriente obedecían. 

  • Diseño orientado a la funcionalidad
  • Uso de formas ortogonales
  • Superficies continuas y plantas liberadas
  • Elementos decorativos escasos y abstractos
  • Incorporación del concreto, acero, hierro y cristal como materiales primordiales
  • Foco en la distribución, salubridad y la comodidad
  • Mayor comunicación entre los espacios interiores y los espacios exteriores

La arquitectura funcional vista desde el exterior

Las paredes exteriores o perimetrales de hormigón se vacían en esqueletos de acero. Debido a este tipo de construcción ortogonal, en algunas paredes tienen ventanas longitudinales (que abarcan todo el ancho del edificio). 

La arquitectura funcional proyecta o retrae volúmenes o planos, en concordancia con la función de cada área y de las particularidades del terreno, el entorno y la relación del interior con el exterior. 

La belleza surge naturalmente

Los adornos pasan a último plano, ya que el diseño funcional asume que si se cumplen a cabalidad las finalidades prácticas para las cuales se construye una casa o edificio, la estética inevitablemente será atrayente. 

La arquitectura funcional cree en una belleza abstracta, casi subjetiva, ya que no es obvia ni evidente.

Líneas depuradas y formas geométricas

Las casas modernas se caracterizan por sus diseños de líneas puras y formas geométricas. El diseño funcional las evidencia, siempre y cuando su funcionalidad vaya de la mano con estas características de la arquitectura moderna. Diseños basados en prismas o volúmenes que se proyecta o retraen, pero siempre en líneas rectas. 

Ventanas longitudinales

Las mismas estructuras de la construcción funcional, permite que las ventanas vayan del piso al techo o de pared a pared. Es común en esta clase de diseños la fachada bastante cerrada en la que prela la privacidad y una abertura total en el contrafrente, para disfrutar vistas panorámicas del jardín o del entorno. 

Plantas liberadas

Debido al uso del hormigón en las paredes perimetrales, los muros portantes ya no hacen falta y liberan al arquitecto de la necesidad de utilizarlos como parte de la estructura de la casa. Las plantas liberadas con doble altura son especialmente atractivas, debido a la sensación de amplitud visual que estos recintos transmiten. 

Continuidad de las superficies

Las superficies se extienden y continúan en distintos niveles y se aprovechan con la construcción de muebles que parten directamente de ellas, logrando así la fusión de muebles con muros o escaleras, que ayudan además a crear divisiones sin necesidad de levantar paredes. 

Comunión entre el exterior y el interior

El diseño funcional diluye los límites entre interiores y exteriores, buscando la forma de proyectar el interior hacia afuera y de traer la luz natural y el entorno adentro. Estoy puede hacerse con terrazas, patios, balcones o jardines o creando espacios semi-cubiertos o descubiertos adyacentes a los interiores de las casas. 

Superposición de formas

Los volúmenes y formas se superponen extendiendo o continuando las superficies. El uso de columnas o perfiles de acero hacen que esta superposición se ejecute de una forma natural, orgánica y en total armonía dentro del diseño funcional. 

La decoración de espacios funcionales

La decoración de espacios funcionales mantiene el foco en la finalidad de cada espacio. Los objetos suelen tener funcionalidades específicas y al mismo tiempo son decorativos, pero no se eligen exclusivamente por su valor estético. Hablaríamos de elementos útiles diseñados ergonómicamente y que, adicionalmente resultan atractivos. Piezas clásicas del período moderno, son generalmente las elegidas en estos espacios. 

No dejen de leer Los 22 m2 mejor aprovechados: Un apartaestudio moderno y funcional.

¿Te gustó esta casa, perfectamente funcional?
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!