Solicita Cotización

Número incorrecto. Por favor, compruebe el código del país, prefijo y número de teléfono.
Al hacer clic en 'Enviar' confirmo que he leído los Política de protección de datos y acepto que mi información anterior sera procesada para responder a mi solicitud.
Nota: Puedes cancelar tu consentimiento enviando un email a privacy@homify.com con efecto futuro

Lo que hay que considerar al elegir el color de tu fachada

Natural Spanish Natural Spanish
Loading admin actions …

La fachada de una casa influye el precio de la propiedad, además es la fachada principal lo primero que vemos y por tanto esta será la primera impresión que tendremos de la casa. Independientemente de lo lujosa o sencilla que sea tu fachada lo primordial es que dentro de su estilo refleje buen gusto, cuidado, limpieza y orden. El color de tu fachada será una de las primeras cosas que llame la atención así que su elección es de primordial importancia. Una buena elección puede solucionarlo todo, de la misma forma que una mala elección puede llevar a una apariencia terrible. Es además tu casa, por lo que es importante que llegues todos los días a un lugar que sea de tu agrado.

A continuación te presentamos los principales aspectos a los que hay que ponerle atención antes de decidirse por el color (o los colores) que quieras darle a la fachada de tu casa.

1. Los alrededores

Es importante que tengas en cuenta los alrededores, esta hermosa casa con una fachada de piedra y ladrillo se ve como soñada entre este paisaje montañoso. El color café y rojizo natural de estos materiales encaja a la perfección con los colores del entorno montañoso. Sin embargo esta misma fachada podría parecer extraña rodeada de la playa tropical. Así que lo primero es considerar el paisaje de los alrededores y el clima en el que vivirás, la luz tiene un efecto muy importante en la percepción de los colores. Así que la calidad de la luz natural que caiga sobre tu casa influenciará la percepción del color de tenga tu fachada.

2. El barrio

Casas de estilo  por meier architekten
meier architekten

Objekt 254 / meier architekten

meier architekten

El clima y el hábitat son elementos importantes a tomar en cuenta. Si además vives en algún área residencial hay que tomar en cuenta las tendencias del entorno y las normas de construcción existentes; hay áreas en las que están prohibidas ciertas tendencias porque entorpecerían el carácter general que se la ha dado al barrio (por ejemplo los barrios históricos o los cascos viejos). Si vives en un barrio donde la mayoría de las casas son blancas se vería extraño que de pronto la tuya tenga un color muy intenso. Mira este diseño de MEIER architekten, una casa blanca a la que los elementos de metal negro le han dado elegancia y estilo.

Si te gustaría ver el ejemplo de una casa que se salió del esquema del barrio sin infringir las rígidas normas de construcción te invitamos a leer este artículo.

3. La elección del material

Hay muchas opciones para el color de tu fachada. Puedes elegir pintar las paredes exteriores del color deseado y en este caso en el mercado hay infinidad de opciones de pinturas de color para paredes exteriores. Como si fuera poco las opciones no terminan allí, ya que hay muchos materiales naturales que se ven estupendos sin pintura, entre estos:

- la madera natural, con toda una gama de colores propios dependiendo de la especie de árbol que elijas.

- el ladrillo, muchas fachadas exponen la belleza del ladrillo que hoy en día se vende ya en diferentes colores.

- la piedra, otro material natural que presenta una gran gama de colores y texturas.

- el cemento crudo, otro material con el que comienza a experimentarse. Dependiendo de la mezcla elegida podemos obtener diferentes tonos de gris, y como si esto fuera poco se comienza a experimentar con el cemento blanco y el cemento de colores (sobre todo amarillo, azul y rojo).

Claro está que los materiales que elijamos en muchas ocasiones estarán más o menos relacionados con un estilo u otro. Por ejemplo la madera con el estilo rústico y el cemento con el estilo moderno. Pero te invitamos a leer nuestra sección Homify 360 donde podrás descubrir como los profesionales han llegado a combinaciones impresionantes y poco predecibles en más de una fachada.

4. La forma de la casa

Casas de estilo  por aaestudio
aaestudio

Fachada principal

aaestudio

La forma de la casa también influirá la percepción del color y/o material que escojas. Recuerda que las fachadas tienden a ser de colores neutros ya que esto evita que la casa absorba la luz solar y en consecuencia el interior sea más fresco.

Vale la pena saber que la percepción del color depende de:

- la calidad de la luz que caiga sobre la superficie pintada (tanto luz artificial como natural)

- el tamaño de la casa

- la textura de las paredes

Las casas modernas no tienen tejados o techos que protejan la fachada del sol, por consiguiente la luz cae directamente sobre toda la fachada. Las casas con más tejados crean sombras sobre la superficie pintada y cambian de esta forma la percepción del color. Conforme el sol avanza durante el día el color de tu fachada parecerá ir cambiando, lo que en realidad cambia es la percepción del color al cambiar la calidad de la luz que lo ilumina.

Antes de pintar tu casa una buena práctica es, pintar pequeñas superficies en diferentes áreas de tu fachada para asegurarte de que el color que has elegido efectivamente da el resultado que esperas.

5. El tamaño de la casa

El tamaño de la superficie que pintes también influye la percepción del color, en este ejemplo el color intenso de la pared de la casa se neutraliza con el muro de ladrillo claro y el color de los tejados. El acento de las puertas en color oscuro le quita atención al intenso color de la pared. De haber pintado todas las superficies de ese color sería una imagen demasiado pesada para nuestros ojos. Es cierto que al entrar, la pared de la casa está pintada en su totalidad con el color rojo, pero siendo vista desde una perspectiva tan cercana y por los tejados no logramos ver la pared completa. Esto hace que nuestros ojos solo logren ver fragmentos de la pared matizados por la sombra y por el color de los tejados. Así que los colores vibrantes también son una opción, solo que es necesario aligerar su efecto.

6. Las ventanas y las puertas

Puedes jugar con los colores que elijas y hacer combinaciones interesantes. Toma en cuenta el material del que hagas las puertas y las ventanas y el color que estas tengan ya que estos colores entrarán en relación directa con el color de tu fachada. La combinación tiene que ser armónica. En la foto puedes ver como en algunas casas se añade un color adicional en los marcos de las puertas y ventanas, es una costumbre muy interesante especialmente usada en las casas coloniales y en haciendas.

7. Mezcla de colores

Recuerda que por lo general las fachadas son de colores neutros ya que de esta forma la casa no se calienta mucho. Recuerda también que es de buen gusto combinar colores, añadir un color más oscuro crea contraste y acentúa el color claro.

Los colores intensos por otro lado son algo típico del trópico, un lugar donde la luz natural es extremadamente intensa, la misma combinación podría verse triste bajo los grises días de un lugar de temperatura templada. Además, las cuestiones culturales también influyen la percepción que tenemos del color, lo que para unos es demasiado intenso para otros es la norma. Como sea, deja que la fachada de tu casa este en armonía con su entorno. En el caso de la foto, el intenso azul es casi imperceptible ya que los tejados y el exuberante verde de la vegetación tropical lo balancean.

¿Y tu fachada cómo es? ¿Has pensado en cambiar su color? ¿Por qué cambio te has decidido? Cuéntanos nos encantaría saber...
Casas de estilo  por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

¡Encuentra inspiración para tu hogar!