Aulas Accesibles: Ideales para el Ultimo Año Escolar

Joelia Dávila Joelia Dávila
aula, Joelia Dávila Joelia Dávila Otros espacios
Loading admin actions …

¿Cómo deberían ser las aulas para cursar el último año escolar? Y, en general, ¿cómo deberían ser un salón de clases?

Este par de preguntas da pie a una amplia disertación sobre los paradigmas educativos pero, sobre todo, nos da la posibilidad de pensar la pedagogía y la educación más allá de los libros, el pizarrón y el método de enseñanza vertical y unilateral de maestro a alumno.

Los profesionales de Kassani están convencidos de que el espacio es el tercer maestro en la escuela. Que los procesos de aprendizajes no se dan únicamente dentro de los libros, en las prácticas o en los ejercicios frente al pizarrón, se necesita tambien desarrollar un aprendizaje colaborativo. Andar en el espacio, vivirlo, moverse a través de él, convivir, dialogar, debatir, observar adecuadamente, tocar, sentir, son acciones indispensables para que la experimentación, el aprendizaje y el conocimiento se desarrollen.

En palabras de Kassani, el espacio es el tercer maestro. Partir de esta idea a la hora de hacer diseño de interiores con enfoque educativo es fundamental. Un lugar bien iluminado puede causar un efecto positivo en la disposición al aprendizaje… . Y no nos quedemos ahí: los hábitos de estudio, la disposición para la concentración y la comodidad de los cuerpos y las mentes es fundamental.

En este libro de ideas te hablamos un poco más de las propuestas espaciales que Kassani propone para escuelas, tomando en cuenta que el último año escolar se conforma de muchas prácticas, mucho debate, convivencia y experiencias.


La educación transversal como propuesta espacial y pedagógica

Kassani lo tiene muy claro: el movimiento es esencial no sólo para la salud física sino para la cerebral. Pero, además de eso, contar con libertad de movimiento posibilita el aprendizaje, mejora los procesos debido a que ayuda a crear nuevas rutas neuronales.

¿Qué significa esto? Entre más rutas o conexiones neuronales se hagan en nuestro cerebro, nuesta atención mejora, por lo tanto, mejora nuestro aprendizaje, nuestra capacidad de aprender a partir de la experimentación, el razonamiento, la lógica, etcétera.

Hablando de espacio y arquitectura, este movimiento del que hablamos no se limita al movimiento motriz del cuerpo sino a la relación de este con el espacio, específicamente la relación entre el estudiante y su entorno inmediato: la luz, las formas, los colores, todo influye para que pueda moverse y para que su cerebro aprenda mejor.

Educación transversal significa inteligencia en movimiento.


Ergonomía, flexibilidad y dinamismo

Las aulas destinadas al último año escolar, hablando a nivel universitario, requieren de cierto equipamiento dependiendo de la carrera de la que se trate, pero todas tienen una serie de necesidades comunes: la ergonomía, la flexibilidad y el dinamismo.

Con esto nos referimos a que los muebles y los materiales deben ser ergonómicos, es decir, que los elementos físicos de un entorno, en este caso, del aula, coincidan con las características fisiológicas, anatómicas, psicológicas u otras capacidades de los estudiantes.

Las sillas, por ejemplo, deben invitar al dinamismo, complementar la inteligencia en movimiento y favorecer la concentración por medio de colores, texturas y formas confortables.

Disponer de materiales ergonómicos, flexibles y dinámicos es apostar por el desarrollo activo del aprendizaje (Kassani).


Evaluar cada espacio educativo

Cada carrera formativa requiere del desarrollo de distintas habilidades por medio de actividades diversas. Esto implica una evaluación para cada espacio educativo y la adaptación del mismo con mobiliario, materiales y distribución que responda a estas necesidades.

Es indispensable evaluar tendencias de aprendizaje pero también de prácticas. Hablamos del último año escolar universitario. Los estudiantes de Medicina no tienen las mismas necesidades de aprendizaje, por lo tanto espaciales, que los estudiantes de Arquitectura, y mucho menos los estudiantes de Ciencia y Tecnología, Programación o Robótica.

El diseño de los espacios educativos universitarias debe ir en función de las actividades que deben realizar para aprender y experimentar: espacios amplios, mesas de trabajo, sillas confortables, escritorios a la altura y distancia precisa, iluminación general y también individualizada, por ejemplo.


Los estudiantes como protagonistas

Para Kassani, la arquitectura educativa debe tener a los estudiantes como protagonistas. Esto requiere el ofrecer espacios con las herramientas adecuadas para cada necesidad, y están convencidos de que esto implica, también, una absoluta democratización de la tecnología.

Para estudiantes del último año en Ciencias Computacionales, Inteligencia Artificial, Programación y carreras relacionadas con lo virtual y digital, las mesas de trabajo equipadas con sistemas computaciones son indispensables, así como la facilidad de interacción entre los estudiantes, para incentivar la retroalimentación y no el individualismo.

En una facultad de Medicina, las aulas del último año deberán estar equipadas con mesas quirúrgicas, luminarias, mesas instrumentales móviles y unidades de trabajo donde puedan estar varios estudiantes a la vez, sin perder visión ni escucha.


Elementos básicos en las aulas del último año escolar

Las reflexiones anteriores nos llevan a considerar ciertos elementos como indispensables para contar con un último año escolar nutritivo y productivo:

  • Diseño de iluminación general con luz blanca y fría y tono medio.
  • Diseño de iluminación dirigida con luz blanca y fría, alta intensidad, en cada área de trabajo.
  • Mesas de trabajo con características que respondan a las funciones (mesas quirúrgicas, escritorios compartidos, mesas altas o restiradores, bocetaje, etc.).
  • Iluminación natural.
  • Vistas agradables del entorno a través de las ventanas.
  • Sillas, asientos, bancas de materiales amables para un descanso que permita concentración y no dispersión.
  • Escritorios o mesas de trabajo individuales para colocar laptop, cuadernos de notas y libros, dependiendo de la carrera.
  • Una visión amorosa, creativa e imaginativa tanto de los diseñadores como de los docentes y de los estudiantes.


¿Qué piensas de los nuevos diseños espaciales para la educación universitaria en Colombia?

¿Necesitas ayuda con tu proyecto?
¡Contáctanos!

Destacados de nuestra revista