Casas de estilo moderno por Jader e Ivan Arquitetos

¡Una casa moderna y encantadora!

Natalia Rojas Natalia Rojas
Loading admin actions …

No una ni dos sino TRES generaciones han gozado de esta hermosa casa que ha sabido renovarse, reinventarse y reformarse con el pasar de los años y, claro, de las décadas. Construida en 1958, esta casa parece ser todo menos antigua, anticuada u obsoleta; ¡todo lo contrario! Integración de áreas comunes, ampliaciones y más compusieron la renovación de esta grandiosa casa. El resultado se lo debemos entonces a una maravillosa y muy talentosa dupla de arquitectos: Jader e Ivan

Sin más preámbulos, demos paso a esta casa que ha visto más amanecer y primaveras que muchos…

¿1958, en serio?

Así luce en la actualidad la fachada de esta moderna vivienda que supo reinventarse según cada momento. Los trazos rectos, las figuras geométrica, los colores neutros y el fuerte y contundente contraste entre negros y blancos; todo nos evoca modernidad, contemporaneidad, sobriedad, elegancia y minimalismo, ¿no lo crees?

La fachada principal

Nos encanta la reja, de entrada, pues a pesar de tener un caracter muy funcional no le teme a ser igual de estética y única que el resto de la casa en materia de diseño. Adoramos los balcones que se ven en el fondo y los grandes ventanales que permiten que, a pesar de que las paredes sean negras, el lugar no se sienta -para nada- lúgubre. 

Verde, vida y naturaleza

Además de haber sido remodelada toda la casa, el jardín y sus exteriores ¡también fueron retocados! Nos encantan los contrastes -y no solo los de color- y por eso adoramos que la modernidad sea contrastada con lo natural, lo básico y lo esencial. Y ¿qué me dicen de aquel balcón con baranda de cristal en el que ver el paisaje parece, más que una opción, un deber? El camino en medio del jardín parece ser inmenso e imponente -cosa que nos lama la atención-; aquel deck oscuro resulta, una vez más, muy moderno y el césped muy refrescante. Ahora entremos, ¿les parece? 

Un comedor lleno de detalles y de personalidad

El estampado floral y un tanto vintage y a la vez romántico de las sillas nos parece un toque de fina coquetería que, sin dudas, nos enamora. Una vez más, el cristal sale a relucir -en esta ocasión- en este lindo comedor del que brota personalidad y autenticidad. Aquella nevera de amarillo chillón contrasta de forma estridente, irreverente y atrevida con aquellas paredes negras y poco usuales. El techo, por su parte, es blanco añadiendo así más elementos de contraste. Podríamos pasarnos horas mirando y señalado cada pequeño detalle de esta lindísima y única composición pero nos parece mejor idea que juzguen -y contemplen- por ustedes mismos; ¿qué les parece? 

Sorpresas y más sorpresas

Si el interior encanta, los exteriores no demeritan. Qué sabroso sería poder disfrutar de una buena parillada al aire libre, ¿no están de acuerdo con nosotros? La aleta de colores aquí se vuelca más hacia los grises creando un proceso, visual, de transición. Una vez más vemos aquellas sillas con patrones florales y hechas en hierro contrastar con elementos hechos en madera lo que nos lleva a pensar: ¿será que al a pesar varias generaciones por un mismo lugar y acumular recuerdos y herencias, resulta inevitable adquirir un cierto estilo ecléctico y enigmático?; creemos que la respuesta a esa pregunta es SÍ. Y tú, ¿qué opinas? 

Zonas de entretención

Ni estamos, aún, en 1958 ni está casa da cuenta de -alguna vez- haberlo estado. He aquí la refrescante piscina que adorna esta linda y renovada casa aportando entretención y estilo al lugar. Adoramos la fauna que rodea este espacio bien pensado y -ante todo- bien logrado. Pensándolo bien… .son muchas las cosas que adoramos y, aunque no queramos que se nos vuelva muletilla, ¡es la verdad! Imaginamos que las generaciones que antecedieron estarían muy, pero muy, orgullosas de cómo luce la casa hoy por hoy; y es que ¿quién no lo estaría? 

Recuerdos, tesoros y más recuerdos…

Es inevitable que luego de tres generaciones y múltiples décadas, un lugar -o una casa- acumule recuerdos y pequeños tesoros, simbólicos, a los que aferrarse. Es por esto que esta casa contiene, en cada rincón, u objeto, un detalle, un accesorio o un elemento que narra una historia de forma única y muy personal. 

Pues bien, ya que nos hemos entrometido en al intimidad de esta familia -y muy a fondo- es momento de abandonar la casa para ingresar a otra: Hermosa casa prefabricada 

Vuele la pregunta: ¿1958, en serio? 
Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!

Solicita tu consulta gratis

¡Encuentra inspiración para tu hogar!