Habitaciones de estilo rústico por Kährs Parkett Deutschland

Pisos térmicos

Pisos térmicos

Encuentra las mejores ideas de decoración y diseño para pisos térmicos. Inspírate con imágenes de pisos y contacta al profesional ideal para ti.
Encuentra las mejores ideas de decoración y diseño para pisos térmicos. Inspírate con imágenes de pisos y contacta al profesional ideal para ti.

¿Qué son los pisos térmicos y cómo funcionan? No nos estamos refiriendo a las capas del suelo en la tierra ni mucho menos -no-; nos referimos a los revestimientos térmicos que tu casa y mi casa podrían tener en caso de quererlo así. Habiendo aclarado lo anterior, estos son aquellos que tienen lugar una vez debajo de ellos corre agua caliente que mantiene un agradable clima cálido al interior de la casa. 

¿Odias tener los pies fríos, a nariz congelada y las orejas como un témpano? Entonces quizás sea buena idea que te instruyas respecto a los distintos sistemas de calefacción que hay en el mercado; recuerda que entre más información tengas y entre más opciones contemples, mejor será tu decisión. Ya no se necesita de una chimenea ni de una caldera para que tu casa se encuentre caliente a todas horas y en todos sus rincones y hoy te lo demostraremos. Hoy aprenderemos todo lo que necesitas saber acerca de los suelos de calefacción (sus ventajas, su sistema operativo, su origen, su evolución, etc.). 

¿Cómo nació el concepto de los suelos térmicos?

Aunque no lo creas, el concepto de los pisos térmicos es, quizás, uno de los sistemas antiguos de calefacción pues data desde los romanos; así es. La idea básica era simple y, en sí, era la misma que conocemos hoy en día: introducir calor en el suelo para así ambientar -térmicamente- los hogares; sin embargo, poco a poco, este concepto fue mutando y se fue modernizando -y perfeccionando- a través de los años, las décadas y los siglos. Hoy por hoy, son utilizados canales por debajo del suelo que permiten el paso de aire caliente para que este círculo con mayor agilidad y eficacia. Muy atrás quedaron los días donde la única forma de calentar a tu familia era con leña seca y mucha paciencia, ¿eh? 

¿Cómo funcionan este tipo de pisos en realidad?

Pues bien, he aquí cómo funcionan -con mayor exactitud- los pisos térmicos en la actualidad: los tubos -aquellos por donde corre libremente el aire caliente- son ubicados 3 o 5 centímetros por debajo de la superficie; así mismo, estos se encuentran separados entre sí por una distancia de entre 10 a 30 centímetros -todo depende del tamaño mismo de la casa y de la potencia del sistema-. La idea general es la de abarcar todos los rincones del hogar para que, de este modo, ningún rincón se quede -por ningún motivo- atascado en la era del hielo. Así es, el calor debe entonces propiciarse de forma uniforme a lo largo y ancho de TODA la vivienda. Sumado a esto, el calor debe alcanzar una altura de entre 2 y 3 metros -pues queremos calentar la casa no solo a lo ancho sino, además, a lo alto-. Recuerda que este tipo de pisos representan un sistema fácil de manejar pues, de hecho, pueden llegar a autorregularse sin problemas. 

¿Cómo sé qué tanto calor o calefacción requiere mi casa?

La respuesta a esta pregunta depende de varios factores y aquí te los enlistamos de forma digerible y sencilla: 1. La cantidad de calor puede ser definida respecto la distancia entre la persona -o inquilino- y el suelo. 2. El largo de la casa. 3. Lo ancho de la casa 4. lo alto de la casa y 5. la diferencia entre la temperatura de la persona y el suelo.

¿De qué está hecho un piso térmico?

Un piso térmico está hecho a base de los siguientes elementos: mortero, solado, rodapié, forjado, tubo Eval Pex, aislamiento moldeado y una barrera antivapor. Existen, así mismo, sistemas alternativos que funcionan a base de electricidad -la cual, como sabemos, se conoce como la fuente más grande de calor hoy por hoy-; el gasoil -uno de los recursos energéticos más accesibles y baratos en el mercado- y el gas -una de las alternativas más comunes-.

¿Qué tipo de ventajas tienen los suelos térmicos?

Son muchas las ventajas que poseen este tipo de suelos; ventajas tanto prácticas y funcionales como estéticas. A este tipo de suelos también se les conoce por el nombre de suelos radiantes, ¿lo sabías? Pues bien, los suelos radiantes tienen, entre otros, los siguientes pros -además de la evidente ventaja de que calientan en medio de climas demasiado insolentes o muy fríos-: agregan un valor a la vivienda y distinción; son muy seguros y eficaces; pueden autorregularse; aportan un excelente sistema de aislamiento; son muy estéticos y funcionales; no requieren de muchos mantenimientos y no producen alergias ni complicaciones de salud. 

¿Qué características tienen estos suelos?

Los suelos radiantes tienen las siguientes características: son sistemas de calor adaptables a cualquier tipo de fuente de energía; sus tubos son de polietileno reticulado; el agua que corre por aquellos tubos oscila entre 35 y 45 grados centígrados; estos suelos se mantienen a una temperatura de entre 20 y 28 grados centígrados y la temperatura ambiente varía entre 18 y 22 grados centígrados; su calor es uniforme; no debe existir una diferencia de más de 4 grados entre las distintas temperaturas. 

¿Qué otras alternativas energéticas tengo para que actúen como fuente de calor de mis suelos radiantes?

He aquí algunas de las fuentes energéticas alternativas adaptables que aún no hemos mencionado: 1. Bomba de calor: se trata de un equipo que, como su nombre lo indica, bombea calor; recuerda que esto gastará -considerablemente- menor energía que transportarlo corrientemente. No olvides que la bomba de calor es multiusos pues además de ser útil para los sistemas de calefacción también es útil para los sistemas de aire acondicionado. 2. Energía solar. 3. Recuperadores de chimeneas. 4. Calderas de carbón y de leña. 5. Calor residual que resultan de procesos industriales. 5. Aguas termales.

¿Por qué debería adquirir un suelo térmico?

Existen varias razones por las que adquirir este tipo de suelos pareciera una opción no solo viable sino genial. Por un lado está el factor estético pues al no haber pesados aparatos de calefacción obstruyendo espacial y visualmente la casa, seguro resultará beneficiado. Por otro lado está el factor de la salud -así es- pues al procurar un cálido y uniforme clima o calor en todo el interior de la casa -sin excepción alguna- aseguraremos un ambiente sano, limpio y poco seco.

Bien dicen por ahí que es mejor prevenir que lamentar o, en este caso, que curar. Por lo general, el montaje de los suelos radiantes se realiza durante la construcción o renovación de una casa; el proceso implica levantar la tabiquería, instalar la fontanería, la electricidad y demás. Así las cosas, durante dicha instalación se añade un elemento, esencial, de aislamiento al sistema de estos suelos; tal elemento representa una de las principales ventajas de los suelos térmicos. ¿Qué en qué beneficia el aislamiento? El aislamiento logra aislarse tanto térmica como acústicamente de lo que nos rodea. 

Otra razón por la que adquirir suelos radiantes en vez de suelos convencionales es por su bajo mantenimiento pues este tipo de tubos -de polietileno reticulado Pex- son prácticamente indestructibles lo que hace de este sistema un sistema extremadamente duradero. Sumado a esto, este sistema no se ve afectado por la corrosión incluso al ser empotrado en un hormigón, cal o yeso. Por último, la dilatación térmica de este tipo de tubos no perjudica el pavimento lo cual es genial a largo plazo. 

Finalmente, el factor más decisivo a tener en cuenta a la hora de comprar es la seguridad de este tipo de suelos pues todos los circuitos comienzan y terminan en colectores ubicados por encima del suelo y no hay empalmes. La alta calidad de los tubos también generan mayor seguridad pues los daños son menores y las reparaciones casi nulas. ¿Animado a revestir tu casa de forma estética y a la vez funcional?

Casas de estilo moderno por Casas inHAUS

¿Necesitas ayuda con tu proyecto? ¡Contáctanos!